19/2/15

ESCAPADA POR LAS BASTIDAS DE AQUITANIA Y GASCUÑA




Aunque nosotro realizamos el viaje en otoño, esta es una bonita propuesta para la primavera que lentamente se acerca. Nosotros nos escapamos el fin de semana de Todos Los Santos para visitar unos cuantos pueblos con encanto que además cuentan con la peculiaridad de ser bastida. Los kilómetros transcurren entre las regiones francesas de Landes, Lot et Garonne y Gers.
Las bastidas -bastide en francés-  son  un tipo de construcción fortificada de las villas que se desarrollo durante la Edad Media en el suroeste de Francia. Las casas se organizaban alrededor de una plaza rectangular llamada Halle, y en ella se encontraba también el edificio del ayuntamiento y el mercado.

¿Quieres descubrir las bastidas más bellas y sorprendentes del sur de Francia?





VIERNES, 31 DE OCTUBRE

Llegamos ya de noche a nuestra  primera parada, Mont-de Marsan. Pasamos la noche al borde de un precioso río. Según nuestra información es un AC, pero cuando llegamos vemos que ya no. Aun así pasamos una noche tranquila, por lo que es recomendable.

Coordenadas: O 0.51975 / N 43.90236

Parque junto al cual pernoctamos.



SÁBADO, 1 DE NOVIEMBRE


MONT-DE-MARSAN

Mont-de-Marsan, capital de Las Landas, es conocida como la ciudad de los tres ríos. Allí se encuentran los ríos Midou y Doce surgiendo de ese modo un tercer río: Midouze. Además,es conocida por el festival Mont-de Marsan esculptures que se celebra cada 3 años. En sus calles y plazas hay una gran cantidad de obras expuestas de Charles Despiau y Robert Wlèrick, ambos escultores hijos de esta villa. Para quien guste de profundizar más en el tema, puede visitar el museo que alberga la Torre Lacataye el cual se centra también en la obra de estos dos artistas.



Mercado en la plaza principal, allí compramos el pan.


Mont de Marsan y sus ríos.

Exposición abierta de las esculturas.

Trabajos del escultor Robert Wlèrick.




Museo-Donjon Lacataye


Jardines del museo.



 LABASTIDE D`ARMAGNAC
Este precioso pueblo del S. XIII situado en el Bajo Armagnac, con las casas dispuestas alrededor de la Plaza Real invitan a viajar en el tiempo. Antiguas casas con vigas de madera y grandes arcadas, coloridas contraventanas,antiguas bombas para sacar agua, la sombra del campanario fortificado o las serias tiendas donde compramos una botella de Floc nos transportan, sin quererlo, al espíritu de otra época.


Los lavaderos dejaron de utilizarse en la década de los 60.

decorado de un  Chambres d´hôte   para la noche de Halloween.


Plaza Real


Rincones con encanto de la Plaza Real.


Encantadoras fachadas medievales de vigas de madera y ladrillo.



El Hostal.







Conversamos.


Campanario fortificado.


Interior de la iglesia.


dejamos el tiempo pasar.


Ventanas curiosas.



Arcadas.





Descanso en  el AC de Labastide D´Armanagnac



Coordenadas del area de caravanas de

Labastide d 'Armagnac:N 43.97206,  E -0.18632

  
A 2km al sur visitamos la pequeña capilla de Nuestra Señora de Los Ciclistas. Dicen que en su interior guarda bicicletas antiguas y numerosos mallots, pero sólo se puede visitar el interior de marzo a mediados de octubre, así que tenemos que conformarnos con una breve visita a su exterior, que por cierto, está muy florido ya que es el día de Todos los Santos.

Cementerio en torno a la capilla en el día de Todos los Santos.


La puerta de acceso al entorno de la capilla.






Así nos la imaginamos por la noche.



Poudenas

Continuamos hasta Poudenas, otro encantador pueblo dominado por un castillo en pleno corazón del valle del Gélise. Pero cuidado, no os hagáis ilusiones, el castillo del S. XIII, restaurado después como palacio italiano, no se visita; es propiedad privada . Aún así, el pueblo bien merece un paseo, sobre todo por su antiguo relevo de postas que exhibe una preciosa galería de madera; El puente viejo , un lugar muy pintoresco y bucólico y su antiguo molino restaurado.


Molino reformado.



Calles con casas curiosas.

Antigua casa de relevo de postas.


Puente viejo.


DOMINGO, 2 DE NOVIEMBRE.


Cruzamos el puente viejo con la furgonerta.

FOURCÈS

Por la mañana temprano nos dejamos caer por Fourcès, una bastida circular, muy especial, que además está incluido en la lista de “Los pueblos más bellos de Francia”.Para llegar al corazón de su bastida, primero hay que cruzar el puente medieval que cruza el río Auzoue.

Río Auzoue.



En su interior encontramos un pequeño pueblo de cuento, una tranquila plaza donde había una gran cantidad de galerías de arte, pero también una licorería donde pudimos comprar una botella de 


Encantadoras calles.




Fachadas otoñales.




Lugareños disfrutando de uno de los juegos más populares en Francia: la petanca.






Viejas vigas de madera.

La torre del reloj - La tour de l´horloge.


Jardines que rodean la bastida.



El Floc (ramo de flores en occitano)es una variedad de Gascuña compuesto por 2/3 de mosto de uva fresca y 1/3 de Armagnac joven. Posee D.O.C y tiene 2 variedades, Floc de Gascuña blanco y Floc de Gascuña rosado.

Aire de service de Foourcès
Coordenadas: N 43º 59’ 38.6” / E 0º 13’ 46.2”


Dejamos atrás el pueblo de la bastida circular y continuamos el viaje hacia Larressingle. Disfrutamos enormemente del paisaje que el otoño nos pinta en tonos rojos, marrones y amarillos,  lleno de viñedos de las variedades de Armagnac y Floc.

Viñedos para la producción de Armagnac.


LARRESINGLE

Es el pueblo fortificado más pequeño de Francia, conocido como La petite Carcassone  y está incluido en la lista de “los pueblos más bellos de Francia”.

Vista exterior de la fortificación.



Entrada principal.


Puente y fosas.


Plaza interior de la fortificación.

Entrada del pueblo vista desde el interior.

Una pausa para la merienda de los más pequeños.

Vidrieras modernas del interior de la iglesia.





Nos tomamos la visita con tranquilidad. Tras cruzar el puente y la puerta fortificada de entrada a la ciudad, nos paseamos, sacamos fotos y curioseamos el menú del día del único bar-restaurante, que cuenta con varios platos de caza por 12€.




El pueblo está compuesto por un bello conjunto de casas muy bien restauradas, en torno a un castillo- torreón y una iglesia románica fortificada de dos naves.








Comemos aparcados en los extra muros, ya que hay aparcamientos incluso para grandes autocaravanas.

Despedimos el lugar pero a unos 1000m carretera abajo nos se me va el ojo hacia un cartel que reza: “Pont D`Artigue”

Pont d´Artigue y el río Lòsse.

Este puente de los S. XII y XIII fue construido expresamente para los peregrinos que querían cruzar en su viaje por El Camino de Santiago. Es una rareza de la arquitectura civil que aun perdura.


Este fin de semana, terroríficamente corto, ha sido una gozada, viñedos en otoño, pueblitos con encanto donde puedes oír hasta tu propia respiración, el tiempo se ha portado genial... ¿Qué más se puede pedir?




Fuentes de información para preparar el viaje: 



"Escapades en Camping-car 2013" (Michelin argitaletxea)







Publicar un comentario