14/9/15

CANTABRIA: DE PLAYAS, CUEVAS, MUSEOS Y MUCHO MÁS



 

Aprovechamos nuestro último fin de semana de agosto para realizar una breve ruta por la costa cántabra. Queremos visitar algunas de las playas sobre las que tanto hemos oído hablar, familiares, salvajes, jóvenes surferas o perdidas entre elegantes dunas, todas ellas  encantadoras, nos esperan en una ruta que marca el fin de nuestro tiempo de vacaciones. ¿Os apetece un chapuzón?



JUEVES NOCHE:
Pernoctamos sin ningún pudor en los aparcamientos de primera línea de playa, donde los ojos curiosos de algunos propietarios de elegantes apartamentos se posaban sobre Nautilu.

(Este truco lo aprendimos en Menorca: si quieres estar el primero en la playa, pernocta en el parking)


VIERNES:

Disfrutamos de la encantadora playa de San Juan de la Canal, de ambiente familiar y calma chicha, durante las primeras horas, cuando el sol aún no aprieta. 

Playa de San Juan de la Canal a primera hora de la mañana.


Nos relajamos después en su area recreativa que se encuentra en las lomas verdes que rodean la playa. Allí hay un gran pero descuidado parque para los niños. Se ve que columpio roto, roto se queda.


Parque del area de recreo sobre la playa.

Vemos a familias que con unos ingeniosos sistemas llevaban todos los trastos para montar campamento y pasar el día. No voy a decir la palabra “dominguero” porque me parece despectiva, y porque además era viernes.

Señora con sus trastos para pasar el día.


Los miradores dan pie al relajo y la contemplación de la costa cántabra.


Hermoso mirador sobre la costa.

Vista de la playa desde las lomas.


A media mañana nos acercamos hasta la playa
de Valdearenas que junto a la de Canallave forma parte del parque dunar de Liencres.
Es un parque de 33,5 hectáreas de dunas atravesado por un recorrido indicado de unos 2km que va desde la playa de Valdearenas hasta El Puntal, donde las dunas se crecen como montañas. El paseo puede continuarse avistando la ría de Mogro, punto mágico del recorrido. En todo el recorrido lo que sí aconsejamos(por propia experiencia) es llevar una gorra y no descalzarse en ningún tramo del paseo, sino se quiere terminar como servidora, con unos cuantas plantas cactáceas hincadas en las plantas del pie. 


Cartel indicador del comienzo del recorrido.

La gran equivocación...¡Ay!












Caminantes sobre las dunas.


Suf o kitesurf ?



No os perdáis detalle de la flora del lugar, es curiosa…, por poner un adjetivo.






Estos deben de ser los "Cardos del desierto"



Los caracoles “sin huésped” reposan por doquier.







El aparcamiento de Valdearenas estaba repleto de campers y autocaravanas, pero nosotros no quisimos pernoctar en el lugar. Es un parque natural y nos podríamos llevar un boleto. Que cada uno haga su reflexión.


Parking de Valdearenas.


Nos quedamos a comer en el aparcamiento del pinar perteneciente al parque natural. Es un lugar muy recomendable, tranquilo y cómodo para pasar la sobremesa a la fresca.
 




Por la tarde nos acercamos hasta Playa de Arnia, para nosotros el secreto mejor guardado de Cantabria. En muchos comentarios de foreros del mundo camper habíamos leído que el restaurante El Cazurro alquila sus terrenos y por unos euros puedes aparcar para acceder a esta playa…, estamos pensando en nuestros 6m de furgo. Bien, pero nadie dice lo estéticas que son sus rocas, las hermosas pozas que se forman, donde los niños disfrutan de un baño más seguro y mucho menos que en su base descansa una formación geológica llamada flysch.¡Creedme! De eso sabemos en mi tierra. En la costa vasca, entre las localidades costeras de Deba y Zumaia tenemos una de las formaciones geológicas de este tipo más importantes del mundo; http://www.geoparkea.com/. 


Playa de la Arnia.


Vista de los Flysch (La zona de rocas estriádas) de playa de la Arnia


Continuamos por la costa y llegamos para ver la puesta de sol en la playa de Somocuevas. No nos lo podíamos perder.






SÁBADO: Por la mañana visitamos las cueva El Castillo. Nos hubiera gustado aprovechar para visitar la cueva de Las Monedas, pero nuestro pequeño estaba guerrero, así que con una basta.

El monte Castillo alberga cuatro cuevas, pero la del Castillo Y Las Monedas son las que pueden visitarse.




La cueva del Castillo es de posterior descubrimiento a la de Altamira (1903), “Si en Altamira encontraron pinturas cerca debería haber más cuevas pintadas”. En esta cueva lo que más nos llama la atención es la gran cantidad de manos que aparecen representadas, tanto en positivo como en negativo. 



Utilizaban sus propias manos como plantilla y mediante la técnica del soplado de la pintura las pintaban en las paredes. Por supuesto para este trabajo se necesitaban dos personas una para poner las manos y la otra para pintar, así que estamos hablando de una actividad colectiva. Además no pintaron en cualquier lugar de la cueva, la zona de entrada la respetaron y en el interior a lo largo de la cueva eligieron los lugares donde pintar. Como si hubieran querido separar el “santuario” de la zona común. Además de las pinturas de las manos aparecen representados bisontes, ciervas, caballos y ciertos símbolos. Resultó una visita muy interesante aunque nuestro guerrero nos dio la visita.

Además de la visita se ofrecen talleres para realizar con los niños, precisamente de eso, pintar manos en un lienzo utilizando la misma técnica que los habitantes de esta caverna. Nos  pareció genial!



Taller de "El primer Graffiti, a partir de 8 años"




Por la tarde comemos en la Playa de Los Locos. Una playa muy agradable pero que con la marea alta pierde todo el espacio del arenal.







Para terminar la tarde nos dimos un breve paseo por la península del dichoso, donde nos llama mucho la atención la piedra blanca de las formaciones rocosas. Un paseo muy recomendable, invita al relax y la meditación.



Formaciones rocosas de la península  de La Dichosa.


De regreso observamos los acantilados y el faro de Suances.





Faro de Suances.



Pernoctamos en el camping de Santillana del Mar, el cual no recordábamos tan abandonado, y que nos sorprendió con unos fuegos artificiales al filo de la hora bruja.







DOMINGO

Por la mañana, antes de regresar, visitamos Santillana del Mar. Como conocemos el pueblo de una visita anterior, dedicamos el tiempo justo a callejear y observar las bellas fachadas señoriales. Después, nos centramos en visitar el claustro de la Colegiata (3€ la entrada) y el museo del barquillero (entrada gratuita).







La Colegiata de Santa Juliana se alza sobre un antiguo monasterio del S. IX y aglomera un conjunto de construcciones románicas que han sufrido cambios y añadidos con el paso del tiempo. Es monumento nacional desde 1889.


El claustro construido en la zona norte de la iglesia pertenece al siglo XIII. Gracias a la peculiar estética de la columnata de tipo románico, con columnas gruesas y dobles y arcos de medio punto, los hermosos capiteles quedan a la altura de nuestros ojos. 43 es el número de capiteles que posee este claustro con diferentes representaciones: vegetales, de escenas bíblicas, zoomorfos… En nuestra opinión un paseo por el interior del claustro imaginando las historias que nos cuentan sus capiteles es un pequeño lujo.

















Nuestra última parada nos lleva hasta un curioso museo, El Museo del Barquillero. Una tienda de golosinas y juguetes de otro tiempo en la que pueden verse en su piso superior un pequeño museo de juguetes antiguos, utensilios y objetos relacionados con los barquilleros de antaño.


Juguetes antiguos

Carro de barquillero.






Volvimos muy satisfechos de este paseo por la costa de Cantabria, auguramos segundas partes…Hasta entonces, ¡buena ruta!




INFORMACIÓN DE VIAJE:

http://www.cuevasturisticas.es/cueva_14.asp?c=16


Publicar un comentario