15/9/12

COSTA DE CROACIA - BOSNIA - MONTE NEGRO 2012





Este es uno de los viajes más largos que hemos hecho en furgoneta, en total han sido unos 31 días de emociones por tierras croatas. Hemos recorrido prácticamente toda la costa, y al menos 4 islas. La afluencia de turismo en época estival es muy grande, por lo que hemos encontrado la mayor parte de los lugares de interés abarrotados. Pero no ha quedado nada sin compensar; sus azules playas, los pueblos con herencia veneciana y obras maestras de la naturaleza como los lagos de  Plitvice o las cascadas de Krka han calmado nuestro sentimiento de agobio,  pensando que aún así merecía la pena. Si acudis en verano, tomadlo con tranquilidad; Viajad sin prisa, disfrutando de los días de sol y las azules calas;  perdeos en las calles de Trogir, Split o Sibenik; disfurtad de un baño en las cascadas de Krka, de un paseo por los lagos Plitvice o de un café en algún pueblo pirata; Cada isla es distinta,  la de Korcula, la que vio nacer a Marko Polo, es ideal para aunar cultura y gastronomía; sentaos en una terraza y haceros servir un Grk, y cómo no, dejad la tarde pasar.





PENÍNSULA DE ISTRIA





POREC

Porec es la antigua Parentium romana. Su trazado urbano lo realizaron los romanos, dividiendo la ciudad en parcelas rectangulares a partir del Decumanus y el Cardus.
Está llena de edifícios románicos, barrócos y góticos, pero la principal razón para visitarla es la basílica Eufrasiana, incluida en el Patrimonio Mundial.


Animada calle de Porec.



El pavimento de las calles fue lo que más nos sorprendió al llegar, es de mármol pulido y no dejamos de resbalarnos pues llevamos sandalias calzadas.  


Plaza principal de Porec. 







Un bonito rincón en Porec.



Basilica Eufrasiana


Esta basílica es uno de los mejores ejemplos de arte bizantino en Europa. Con la caída del Imperio romano la ciudad pasó a manos de Bizancio (S.VI-VIII, fue entonces cuando se construyó la basílica.

Capitel de la basílica.

Nos maravillan sus mosaicos.





Las vistas desde su torre.

Vista sobre los tejados de Porec.

LIMSKI KANAL (Limska Draga Fjord) El fiordo croata,no es sólo un fiórdo, es una ría de 10km de largo, 600 de ancho y empinadas laderas.Se formó al hundirse la costa durante el último periodo glacial. Se encuentra en el camino entre Pula y Rovinj.




ROVINJ : el típico pueblo marinero

Nos encantó Rovinj;  había turistas, pero a la vez, uno podía mezclarse con los lugareños aspirando la esencia del lugar. La zona del puerto es de visita obligada, coincidiendo con las horas de mercado se puede disfrutar de una agradable mañana, y además, ¿Por qué no? Hacer las comprar para el día.

Visita al mercado





No se pueden pasar por alto las bellas casas flotantes del puerto. Recuerdan un poco a las de Venecia, un tanto decadentes, ellas solas haciendo frente al mar. 

Casas del puerto en Rovinj.
 Calle Grisia.

     BALE

    Este pequeño pueblo medieval de la provincia de Istria, con sus empedradas callejuelas y sus casas de piedra, tiene un encanto especial. Cuenta con un castillo gótico-renacentista, es el castillo de los Bembo.




Pasearse por sus calles te hace vivir a otro ritmo.


PULA

La  antigua Polemsiun es una ciudad llena de restos romanos,  y entre ellos un precioso anfiteatro, muy bien conservado, que se encuentra en pleno centro de la ciudad.

El Templo Augusto, Es el único resto que queda del antiguo foro romano.


Templo Augusto
  

El arco Sergis se levantó en honor a 3 miembros de la familia Sergia, una distinguida familia de Pula. Hasta el S. XIX era la puerta de la ciudad y tenía murallas a sus costados, pero se derribaron para ampliar la ciudad. Ahora esto es lo que queda.




El Anfiteatro romano es el monumento más impresionate de Pula. Construido en piedra caliza local, data del S.I  A.C y tiene aforo para 20.000 espectadores.































 


Además nos paseamos  y vemos los restos de mosaicos que conservan. Llegamos  hasta el museo arqueológico pasando por el jardín escultórico, que no merecía mucho la pena, ya que era un sendero regado de pedazos de columnas de todo tipo y trozos de esculturas dispersas, como si de una sopa de restos arqueológicos se tratara.
     
    PARQUE NATURAL  RT KAMENJAK 
Este parque natural, del que esperabamos algo más, tiene un acceso horrible. Un polvoriento y socabado camino te conduce hasta sus calas. El polvo que levantaban los vehículos que, al igual que nosotros, circulaban por allí, no dejaban ver nada. Los árboles en especial y la vegetación al completo estaba como enharinada y con un color blanquecino que daba pena.
Menos mal, que sus calas tenían un encanto que en algo compensaron la visita.





    Playa Colombarica

     En Croacia, a menudo hablaremos de "playas" pero en realidad son calas y generalmente con un tipo de rocas muy rudas, por lo que es conveniente hacerse con calzado apropiado para andar por este tipo de "playas".




    Esperando al ferry para cruzar a la Isla de Cres.



KVARNER


 


La Isla de Cres y sus magnificas vistas de la costa.


Beli es uno de los pueblos más antiguos de la isla. Se necesita poco tiempo para su visita.




La playa de Beli está a 1 km del pueblo. Allí pudimos ver que había un Autocamp, es el equivalente a Area de Caravanas allí, pero estaba lleno.





Lubenice(Pueblo  casi abandonado)
Está en lo alto de una loma rocosa asomandose al mar. Sus calles, de un orden laberíntico, nos suscitaban bastante respeto.




Desde un improvisado mirador que tiene el pueblito se puede observar esta idílica calita considerada como una de las más bellas de Kvarner, pero tenía pinta de ser sólo accesible por mar.




Valum, sus encantos principales son la tranquilidad y sus playas, sin chiringuitos ni hordas de turistas que se sacan los unos a los otros en fotos. No viene nada mal para descansar del agobio de turistas que sufre Croacia este verano.






Calita en Valum.




ISLA LOSINJ 

 Losinj esta compuesta por Mali Losinj y Veli Losinj. Ambas son islas físicamente independientes, pero artificialmente unidas por un puente.El pueblo, Osor, no nos pareció que mereciera la pena y nos centramos en visitar ambos extremos de la isla.



Mali Losinj

Vista sobre el puerto y muelles.

Paseo por los muelles y helado, que no falte.

Una calle cualquiera.
Vista del muelle de Mali Losinj.

Una bonita cala en la que paramos a comer en la furgo.

Habitantes de esta isla.

Veli Losinj

Puerto de Veli Losinj



ISLA DE KRK






Krk es el pueblo de las tres consonantes.Es un antiguo asentamiento romano que conserva parte de sus antiguas murallas y puertas de la ciudad. también se puede visitar el castillo de los frankopan. Todo se ve en un par de horas.







 

 Stara Baska

Otro pueblo en el que se puede huir del agobio del turismo. 








































Vistas de la costa desde Stara Baska.



Nos quedamos a comer y pasar la tarde en esta preciosa cala cerca de Stara Baska.



Nos pilla la hora de la merienda y el txiki no perdona.


Visitamos Vrbnik, y allí conocemos el vino blanco "zlahtina", vino más o menos dulzón, que probamos y después compramos en una de tantas bodegas que hay a pie de calle.


Vista de Vrnik



ZONA DE ZADAR  







Parque Natural de Plitvice 

Es uno de los puntos fuertes del viaje. Es una maravilla de la naturaleza y visita obligada si se va a Croacia.


ALGO DE HISTORIA

La terrible guerra civil estalló justamente en Plitvice en 1991 cuando los servios tomaron el control de la sede del parque. Un policia croata fue la primera víctima. El parque fue ocupado por los servios durante toda la guerra convirtiendo sus hoteles en cuarteles. El parque fue recuperado por los croatas de nuevo en 1995.



Llegamos a primera hora de la mañana y las entradas ya están abarrotadas. Al contrario de lo que hordas enteras de turistas alineados como hormigas detrás de un guía-lider van realizando, y como buenos "pathfinders",  decidimos comenzar la visita tomando el camino que lleva a la parte superior de los lagos. Acertamos, ya que la cantidad de gente es muchísimo menor que la que desfila por los caminos al borde de los lagos. Realizamos un tramo andando recorriendo un agradable sendero ascendente entre  árboles y nos paramos en varios miradores a sacar las fotos de rigor. Después tomamos un pequeño tren con el que terminamos el recorrido de la parte superior.













Foto familiar  en uno de los miradores superiores.



Después de una pausa para comer algo descendemos para continuar la visita siguiendo los senderos y pasarelas de madera que bordean los diferentes  lagos.

  





Las cascadas fluyen hacia los lagos formando cortinillas aquí y allá. Todo un espectáculo, cuando se observa tal cantidad de pequeñas cascadas.El azul turquesa de los lagos es deslumbrante y nos maravilla la belleza de este lugar.


Algunos de los habitantes de estas aguas. Nos choca que sean pececillos de colores.


Realizamos otra parada para disfrutar del lugar, mientras manadas de turistas avanzan tras los guías correspondientes con gran ansiedad.


El lago más grande se puede recorrer de orilla a orilla en barco. Pero hay que esperar una larga cola.


No perdemos el humor. En agosto y en la atracción principal de Croacia es normal que lo encontremos todo abarrotado.



Ya llega el barco...¡Uff! ¡Por fin!

La visita a los lagos nos ocupa todo el día. Aunque ...en los viajes organizados  solo le dedican 3 horas!Después de visitar el parque cenamos en el restaurante "Marina" que se encuentra a pie de carretera muy cerca de allí.Como en Croacia la pernocta fuera de camping está prohibida negociamos quedarnos a dormir en el parking a cambio de cenar allí.

Odejak, cochinillo asado a la brasa.

El "Odejak " o cochinillo asado es uno de los platos típicos de esta zona. Cenamos de maravilla por un precio módico, algo que es una constante durante todo el viaje.

Al día siguiente recorremos bastantes km y por el camino vemos alguna otra cosa que nos sorprende como esta base militar a pie de carretera.Por supuesto no se podían sacar fotos...Pero para cuando leímos la advertencia ya la habíamos hecho.



Llegamos a Sibenik empachados de los preciosos y cambiantes paisajes que vemos de camino.






Sibenik
  
 Nos encontramos de nuevo en la costa. Sibenik no es tan turístico como Pula o la zona de los lagos, pero realmente merece la pena la visita. Su barrio medieval cuenta con casas y calles de piedra de un encanto singular.






La catedral  de San Jacobo es el segundo motivo por el cual avalar la visita.La catedral fue construida por Juraj Dalmatinac,es joya de la corona de la costa dálmata y  Patrimonio Mundial de la Unesco.






Plaza principal de Sibenik

 


Cabezas talladas en el friso exterior de la catedral.



No hay que perderse el jardín  medieval del monasterio de San Lorenzo. A nosotros nos encantó ya que reunía una buena colección de plantas y hierbas aromáticas.

Torre campanario del monasterio de San Lorenzo.


Parque Natural Krka

Las cascadas del Krka son un fenómeno Kárstico. Durante miles de años el agua del río ha creado un cañón.Los musgos y las algas retienen un material llamado toba, formado por millones de plantas que crecen unas encima de otras. Estas formaciones crean barreras que forman las vistosas cascadas en el río.




Nos damos un baño en las impresionantes cascadas de este parque natural que al contrario que en Plitvice está abierto al baño y disfrute para todo el mundo.

 ¡Todos al agua!


Aquí tambien hay instaladas pasarelas de madera para transitar.



Sobra decir que el lugar se llenó de turistas y que cerca de esta cascada principal había bar-restaurantes que servían comida en hermosas mesas de madera.


Una vez más sucumbimos a los encantos de Croacia.

Tras refrescarnos en las cascadas dedicamos el resto de la tarde a pasear por el parque y descubrir una gran cantidad de lugares con encanto, algo más alejado del bullicio de los turistas.






























SPLIT Y ZONA CENTRAL DE DALMACIA





Tras sentar campamento en el camping Belvedere en Vranjica y tras unas horas de relax y baños tomamos una pequeña barquita que desde el mismo muelle del camping nos lleva hasta la pequeña Trogir.


Trogir es una  pequeña joya del Patrimonio Mundia de Dalmacia central.Para llegar hasta ella, dejamos la furgo aparcada en el camping y desde un pequeño muelle del mismo nos acercamos en barca hasta Trogir.







Nos impresiona su fuerte a pie de mar.

Nos paseamos por su muelle repleto de turistas observando los hermosos yates que allí atracan.



Tomamos un café en la plaza principal de la ciudad, abarrotada de turistas hasta el punto de tropezarse unos con otros.

Impresionante reloj en la plaza principal de Trogir.

Un ricón en alguna callejuela de Trogir, algo más tranquilo.

Acabamos la visita  a Trogir cenando sardinas en un restaurante local en el que nos invitaron a una copa de licor de hierbas. Fuerte pero bueno.



  Split y el Palacio Diocleciano

Todo comenzó cuando al emperador romano Diocleciano se le ocurre construir su palacio de retiro justo aquí.Aunque realmente  hoy en día no es un palacio ni un museo lo que aquí encontraremos, sino una ciudad conviviendo con arcos, estatuas, vestíbulos romanos... todo un espectáculo y nosotros diríamos que algo excepcional. Aparcamos fuera de sus murallas,  pero enseguida llegamos al meollo.

















Nos paseamos también por la zona exterior de las murallas que da al puerto, donde hay instalado un mercadillo de artesanía.

  























Es curioso como la vida sigue, ¿Quién le hubiera dicho al gran emperador Dioclesiano que de las ventanas de su majestuoso palacio iban a colgar siglos más tarde las ropas de familias humildes?

                









Nos paseamos por sus monumentales calles hasta el anochecer.



Omis (El pueblo de los piratas)

Paramos a comer por casualidad en este encantador pueblo donde se autodenominan "pueblo de piratas". Nos sorprendió puesto que su calle principal que atravesaba el pueblo de lado a lado era muy animada y el castillo en lo alto le daba un toque al estilo Zabarre (pirata vasco originario de Lezo, pueblo guipuzcoano)La escarpada montaña rocosa aque lo respalda lo hace atractivo para los aficionados de la escalada, y hasta el lugar nos acercamos a cotillear un poco y ver qué tal lo hacen.



Castillo de Omis

Brela

Dejamos Omis para ir hasta Brela a darnos un baño. Es una zona de playa muy conocida en Croacia y estamos espectantes.




Aquí encontramos las primeras playas, aunque no son de arena, sino de unos cantos rodados blancos un tanto curiosos. Mi hijo Eneko se pasa un rato mirando estas curiosas piedras.





Makarska

Terminamos el día en las playas de Brela y nos acercamos al aparcamiento de la playa en Makarska para dormir furtivamente.
Al día siguiente visitamos el muelle de Makarska donde a primera hora de la mañana se podía comprar pescado fresco directamente de los barcos.






Cogemos el ferry horas más tarde para llegar a la isla de Brac. Donde se encuentra la famosa playa  croata Zlatni Rat portada de tantas y tantas revistas.Las vistas que disfrutamos desde el ferry al dejar Makarska no nos dejan indiferentes.



ISLA DE BRAC 






Pueblo de pescadores Milna

Desembarcamos en Brac, en Samartinu,  y decidimos trasladarnos justo hasta el otro extremos de la isla, hasta un pequeño pueblo de pescadores llamado Milna. Eso sí, antes pasamos por unos pueblos tan encantadores como el de la foto.




Muelle de Milna


En  Milna nos paseamos por su breve puerto y comemos en un restaurante de los que se nos antoja típico del lugar.



En Bol se encuentra "Zlatni Rat"  la playa más famosa de Croacia, la que hace las veces de escaparate turístico en las tiradas de revistas de viaje; es por ella que nos hemos acercado a visitar esta isla, para comprobar si la fama es merecida o no.Suponemos que parte de esa fama que le precede se debe a su forma de lengua que acaricia el mar y a que es una de las playas más "finas" que hay en Croacia, es decir, sin rocas, de arena fina y en la que se pueden practicar una gran variedad de deportes acuáticos.A nosotros personalmente no nos pareció nada escepcional, quizá porque nosotros hemos nacido en una tierra en la que las playas ya cuentan con esas características.











Bol, además de albergar esa hermosa playa,  tiene un muelle con un encanto especial y un estupéndo paseo que se extiende desde el pueblo hasta Zlatina Rat,  repleto de turistas que se pasean y descansan en las elegantes terrazas de las cafeterias-bares que se encuentran por el camino.





Sumartin y su puerto


Esa noche pernoctamos en el camping "Paraíso"   y dormimos en un hotel de 1000 estrellas.





Despertarse y darse un baño en esta estupenda "bañera" con tan sólo la compañía de unos pescadores es un lujo que sólo se puede disfrutar en un viaje independiente.


BREVE EXCURSIÓN A  BOSNIA


Dejamos la isla de Brac para hacer una incursión en territorio bosnio. Enseguida se nota el cambio; Cambio de paisaje, de religión e incluso de trato con las personas.Bosnia decididamente no tiene el carácter europeo que caracteriza a Croacia.





Pocitelj

Nuestro objetivo es en un principio cruzar la frontera y dirigirnos a Mostar. En la frontera hay que ir estar atento y llevar preparados todos los papeles del vehículo, incluida LA CARTA VERDE.







Hacemos bastantes kilómetros y aunque no estaba en nuestro plan nos paramos a curiosear en este pequeño pueblo de un marcado carácter musulmán.












Mostar

Si en Croacia pareciera que jamás hubo guerra y las alegres calles con edificios cuidados y sin rastro alguno de conflito nos sorprenden, ya que parece que en el breve espacio de unos 20 años aproximadamente toda esa barbarie se hubiera olvidado de golpe, en su vecina Bosnia encontramos rastros y recuerdos a flor de piel de aquello que sí ocurrió. El lugrar donde aparcamos la furgoneta que está a escasos metros del casco histórico de Mostar nos recibe con este aspecto.




Las calles del casco antiguo de Mostar están repletas de chiringüitos al más puro estilo musulman. No compramos nada a pesar de que había mucho donde pararse a mirar, pero enfrascarnos en la compra, regateo y demás se nos hacía pesado y decidimos disfrutar del ambiente y ya está.






En Mostar  "La chispa de la vida" parecía perseguirnos a la hora de sacar la deseada foto del puente. Finalmente fue inevitable. Espero que algún día nos la compre la compañía Coca-Cola.

Puente sobre el río Neretva.

Finalmente, después de mucho buscar y leer en la guía Lonely Planet, que es la que generalmente usamos en nuestros viajes, encontramos algo sobre el lugar desde donde se puede sacar esta foto. No fue fácil ya que debíamos entrar en uan mezquita cruzar sus jardines y llegar hasta un mirador algo escondido desde donde se observaba esto.








Foto de familia. ¡Que no todos los días se llega uno hasta estos parajes!









Ston y Mali Ston

Son dos pueblos que se encuentran dirección Dubrovnik, ya que tenemos que recordar que lo que hacemos en este viaje es bajar por la costa de Croacia.

Antiguamente Ston formó parte de la República de Dubrovnik y es por eso que aún hoy conserva parte de las murallas que entonces se construyeron. La república le obligó a levantar una muralla de 5,5km, siendo así una de las fortificaciones  más largas de Europa. Además esta construcción incluye 40 torres y 5 fuertes. ¡Ahí es nada!


Parte de la muralla de Ston.


El pueblo que se vende como "pueblo medieval" en nuestra opinión no merece la pena. A donde sí nos acercamos es a las salinas que se encuentran muy cerca del propio pueblo. Las salinas siguen en funcionamiento y además es época de recogida.


Vista de las salinas.

Nos dirigimos después hacia Mali Ston, conocido por sus ostras y mejillones que se crían desde la época romana.


Muelle de Mali Ston


El puerto es muy rústico, al más puro estilo marinero.Terminamos la visita comiendo en uno de los restaurantes del puerto, por supuesto ostras y mejillones.




ZONA DE DUBROVNIK


  Isla de Korçula


Su historia goza de un pasado y herencia griegos.Esta isla, la sexta más grande del Adriático, está  repleta de olivos y viñedos y  entre sus productos locales destaca el apreciado vino dulce "Grk".Su ciudad principal es Korçula donde indiscutiblemente nació el navegante y aventurero Marco Polo. Todo esto ya la hacen ser una isla un tanto especial,  así que llegamos hasta allí algo expectantes.


Tomamos el ferry en Orebic y llegamos hasta la isla de Korçula.





La llegada a Korçula por mar nos impresiona. ¡Es genial! Custodiada por unas torres defensivas y rodeada de unos restos de muralla la hacen encantadora.










Además cuando nos internamos en sus calles descubrimos una ciudad llena de construcciones renacentistas y góticas. Nos paseamos por las calles y disfrutamos de su monumentalidad.






Esta es la torre Veliki  Revelin. Esta adornada con unos escudos de armas venecianos.
Descubrimos también el museo del navegante Marco Polo que se encuentra en una estrecha torre de su casa natal. Aunque más que el museo en sí, que guarda gran cantidad de mapas y cartas de navegación,  lo que se nos antoja interesante son las vistas que se disfrutan desde lo alto de esa torre, ya que se puede subir.



Vistas desde Korçula hacia el continente.

Pasamos un par de días en esta isla, y cómo no, terminamos visitando una de tantas haciendas de producción vitícola y comprando al propio dueño unas botelllas de vino.
Ya de vuelta en Korçula visitamos un recomendado establecimiento, nosotros diríamos que es una vinoteca, llamado "Vinum Bonum".La guía Lonely Planet lo aconsejaba ... Y nosotros nos dejamos aconsejar. Este pequeño local contaba con gran cantidad de vinos y licores, en general  del resto de Croacia, aunque con una gran selección de los vinos de la isla. Allí probamos y  compramos el apreciado "Grk" ¡Buenísimo! Pero también un licor de hierbas que quitaba el hipo. Al salir nos fuimos con la sonrisa puesta, y no sólo por el vinillo... Entonces llegaban dos grupos de turistas de un viaje organizado,  a probar los vinos. Una vez más los viajeros independientes les habíamos tomado la delantera.

Foto del pueblo tomada desde una colina.


Dubrovnik






De nuevo al ferry para volver a tierra, a Orebic,  que es su puerto de unión.


Nuestra furgo, un tanto mareada ya de tanto ferry.

Rodeamos Dubrovnik  por una estrecha y alta carretera que bordea la costa y desde algunos de sus improvisados miradores a pie de carretera sacamos unas fotos del paisaje. Esto es lo que nos espera los próximos días.




cogemos parcela en un camping  en un pequeño pueblo llamado Mlini. Bajando una gran cuesta se llega a la playa y muelles del pueblo, así que es ideal para poder descansar en la playa todos los días un rato.




En Mlini sentamos pues campamento y desde sus muelles, como hicimos en el caso de Trogir, tomamos una barca que nos lleva  hasta Dubrovnik. Todo un lujo.





Puerto de Dubrovnik

Dubrovnik ha sido apodada como "La perla del Adriático" y con toda la razón. Cuando llegamos nos encontramos con un casco antiguo abrazado dentro de una magnífica muralla (una de las más impresionantes que hemos visto), calles adoquinadas en mármol y repletas de edificios barrocos, y un ambiente elegante y chic. Eso sí, en sus calles inundadas de turístas era difícil dar un paso sin tropezarse con alguien.




Esta ciudad fue bombardeada en la guerra de Yugoslavia (1991) por unas 2.000 bombas, pero la ha sido completamente reconstruida. Los dos atractivos turísticos son sin duda, callejear y pasearse por sus murallas; y eso es lo que haremos durante prácticamente todo el día.

Las murallas de Dubrovnik se alzaron por  primera vez en el S.XIII,y un siglo más tarde se construyeron los 15 bastiones. Para pasearse sobre ellas hay que pagar entrada. La taquilla está situada junto a la puerta Pile.
Compramos pues nuestras entradas y nos paseamos por las murallas, hay que hacerlo en el sentido de las agujas del reloj.














 Si miramos murallas hacia fuera vemos paisajes increibles.
Aqui todo vale. Han improvisado una terraza y bar en la parte exterior de los muros justo sobre las rocas que dan al mar. Muy del estilo crota.



Si miramos murallas adentro......Nuestro paseo nos deleita con unas vistas sobre los rojizos tejados de la ciudad de un encanto increible.




Y... esa mísma mirada nos desvela algunos rincones menos turísticos, pero con personalidad.




Terminamos la visita a las murallas cuando cae la tarde y esto se nos presenta como un regalo.













MONTENEGRO

 Tras unos días alternando la visita a Dubrovnik con tardes al sol y baños en la cala de Mlini nos empieza a picar de nuevo la curiosidad, y aunque en un principio no estaba en nuestro itinerario oficial de viaje y sabedores de que nos sobran un par de días del tiempo calculado, decidimos continuar por la costa hasta Kotor(capital de Montenegro)

Nos alejamos de la zona de Dubrovnik con un ...¡Total, está aqui al lado! Muy desgastado ya en nuestros viajes.

Nuestra primera parada tras cruzar la frontera fue en un gran hipermercado  en el que lejos de vender los productos autóctonos más bien parecía "El gran hipermercado de Europa". Y es que allí podía encontrarse todas y cada una de las delicatessen de los estados miembro. Las mejores cervezas alemanas y belgas. Pasta italiana, quesos frances... y hasta la pasta de dientes que compro en el supermercado de al lado de casa.
 Paramos después en un pueblito de camino a Kotor, Herceg Novi.



Herceg Novi

La verdad es que esperábamos algo más que unas callejuelas y un par de placitas con encanto, pero es lo que hay.







Kotor 

Kotor es la capital de Montenegro o como ellos lo nombran Crna Gora. Esta amurallada y linda con un dique. dentro de sus murallas el pequeño pueblo es absolutamente monumental. Nos encantó aunque no conseguimos fotos que le hicieran justicia.


























Nos sentamos en una taberna a tomar algo en una de esas placitas caprichosas y realmente nos pareció caro. Kotor estaba a reventar de turistas cuando llegamos, y es que según aparcábamos la furgo vimos como se bajaban en tropel las hordas de los cruceros que allí atracan. Aunque no sé cuanto tiempo les habían dado para la visita porque realmente luego desaparecieron en un chis-pum.





Muros exteriores de Kotor.

Bahía de Kotor





Así, con estas bellas imágenes grabadas en la memoria, con la satisfacción de haber conocido otro trocito de mundo y habernos enriquecido un poco más volvemos en dos tirones hasta casa.


DATOS DE VIAJE

Viajeros: 2 adultos y un niño de 19 meses.

Furgoneta: Mercedes Vito-Marco Polo.

Distancia: 6.864 km  (Ida y vuelta) Se calcula un mínimo de 2 días para llegar hasta la península de Triestre.

Duración del viaje: 31 días (Incluídos 2 días de ida y 2 de regreso)

Presupuesto: 3500€ (incluye: ferrys entre islas,  combustible,autopistas,campings,  compras de super, restaurantes, entradas a atracciones/museos, regalos...)

Pernoctas: Camping – Areas de caravana("Camper Stop") y  furgo perfectos.





Fuentes de información para preparar el viaje:

www.furgovw.org (Para consultas sobre otros viajes realizados en furgoneta camper / autocaravana.)



www.croatia.hr/es

www.camping.hr

www.jadrolinija.hr (Para las consultas sobre ferries.)


Guía de viajes Lonely planet.




CONSEJOS



  • Hay que recordar que no está permitido pernoctar con la camper o autocaravana fuera de camping. Te multan.
  • El propio país está atravesado por una frontera, de modo que al bajar por la costa obligatoriamente se pasará en algún momento a Serbia y de nuevo a Croacia. En las fronteras piden la CARTA VERDE del vehículo.
  • La moneda oficial de Croacia es la Kuna. Tiene un tipo de cambio fijo con respecto al € pero para acumular divisa fuerte el gobierno sube su valor durante el verano, que es cuando más turismo se acerca. Es por esto que conviene cambiar antes de junio la mayor cantidad de dinero posible que se tenga previsto utilizar durante el viaje, si se piensa viajar en agosto como es nuestro caso.
  • Para desenvolverse en el país se puede utilizar el italiano , sobre todo en la península de Istria, o el alemán. Son los dos idiomas que más conocen los croatas además del propio.
  • La zona de Costa croata es en gran parte rocosa y es necesario llevar zapatillas para andar por las rocas.
  •  El equípo de submarinísmo o snorkeling es un ingrediente del viaje, además de contar con una cámara sumergible (a ser posible digital)







Publicar un comentario