26/2/15

CASTILLO LAS CUEVAS: EL SUEÑO DE UN HOMBRE



A veces los sueños son pasajeros, la ilusión por algo nos dura unas semanas, a lo sumo unos meses; pero otras veces los sueños nos duran toda la vida e incluso en ocasiones, en algunas pocas ocasiones, los sueños aún perduran aunque la persona ya no esté. Esta es la historia del sueño de un hombre.

Quién nos iba a decir que el fin de semana que salimos a explorar Las Merindades de Burgos nos toparíamos con esta sorpresa. En la Merindad de Cuesta Urria, en el pequeño y tranquilo pueblo de Cebolleros se alza el sueño de Serafín Villarán, un hombre decidido que en 1977, con sus propias manos, comenzó a construir este asombroso castillo con los cantos rodados que recogía del río Nela. El castillo se asienta sobre unas antiguas cuevas que se utilizaban como bodegas, de ahí el nombre del edificio.







Pero entre piedra y piedra se le escapó la vida  y fue entonces cuando sus familiares, que no quisieron que con Serafín muriera también su gran sueño, recogieron el testigo y continuaron con su labor.

Hoy día  los interiores pueden visitarse de manera gratuita. Nos llamaron la atención los diversos mosaicos y figuras representativas de animales como búhos, murciélagos o el pasamanos de las escaleras con las serpientes que lo decoran.A la salida podemos dejar en una cajita “la voluntad” que alimente este sueño.
La parte baja del edificio alberga un bar  y en verano, todos los jueves de agosto, asan chuletillas de cordero, que por cierto tuvimos la suerte de probar y podemos recomendar.


Este es el sueño de un hombre… ¿Y tú? ¿Te atreves a soñar?

Publicar un comentario