14/11/15

PARC DE LA TÊTE D'OR: DIVERSIÓN EN EL CORAZÓN DE LYON




Este parque además de ser el pulmón de la ciudad nos brinda la oportunidad de realizar una visita desenfadada y divertida con niños. Nos salimos pues,por un día, de la ruta de monumentos, museos y calles turísticas para disfrutar de una agradable visita que nos ocupará al menos medio día y que transcurrirá entre olorosos rosales, partidos de futbol, un tente en pie tirados en la hierba, un zoo repleto de animales exóticos, cantidades de plantas del otro lado del mundo y el suave balancín de los columpios del área de juegos. ¿Nos acompañas?
Porte de la Tête D' or.

La elegante puerta de hierro forjado con vistosos dorados que recibe a los visitantes nos hace imaginar ese pequeño universo que se esconde tras sus rejas.¡¿Entramos ya?! ¡¿Entramos ya?!




Accedemos al parque por la entrada de la “Porte de la Tête D’or”, pues el recinto tiene 8 hermosas puertas; la nuestra hace honor al propio nombre del parque, pero entréis por la que entréis todas disponen de un stand de planos que podéis llevaros con vosotros para recorrerlo.  
Nada mas llegar nos encontramos con unos elegantes jardines de marcado estilo inglés y un hermoso lago. Ah!, ¿Que no os lo había dicho? Pues sí, tiene un gran lago de 16 hectareas con 3 lindas islas: île Mahatma Ghandi, île du Souvenir y Grande île.  





Pero vamos, que a nuestro hijo le da igual, como si las islas tienen cocoteros… él lo que quiere es ir al amplio verde para jugar con la pelota. ¡Que tengo 4 años!


Rosales de concurso.

Después de desfogarnos un rato continuamos con el paseo y llegamos hasta la zona de los rosales de concurso, que la verdad, en esta primavera recién estrenada no lucen demasiado. Posiblemente en verano con la floración pongan su toque de olor.





Atravesamos el parque respetando el ambiente chill out de las parejitas y lectores de novelas románticas, para llegar hasta el zoo del parque. Resultó toda una sorpresa por la gran cantidad y variedad de animales que exhibe. Era como “Madagascar 2”, o al menos eso le pareció al niño.

Viendo a la jirafa Melma.
Flamencos rosas.
Watussis en el fondo y un pelícano en primer plano.
El pelícano

¡¡A comer!!


El parque cuenta con varios restaurantes, pero qué queréis que os diga, aquí lo que nos pide el cuerpo es tirarse en la hierba, extender un manta y sacar de la mochila el pan, queso, pate, unas patatas fritas, fruta, zumos… y comer como las lagartijas, al sol. ¡Qué gozada!Eso sí, sed respetuosos con los tulipanes, pasó un coche patrulla de "la police" para ver que nadie aplastaba uno solo de los preciosos tulipanes que engalanaban el jardín cercano.





¿Pero que son esas casas de cristal? ¡Esto es un sinparar! Podíamos habernos echado una rica siesta al sol…¡Pues no! La curiosidad nos pica y no nos deja. El parque cuenta con unos elegantes invernaderos de estilo inglés, que incluyen desde colecciones de bromélias, crasas, cactáceas y orquídeas hasta grandes especies de arbustos y árboles del continente americano.






Conjunto de invernaderos.




Las plantas muy chulas…pero no vais a comparar con los columpios del área de juegos, ¡Dónde va a parar! No vamos salir por la puerta sin nuestra ración diaria de parque, porque al fin y al cabo esto es un parque ¿No?



MAS INFORMACIÓN:

Para aparcar: en Rue boulebard des Belges, es una de las calles que rodea el parque, hay unos largos aparcamientos en los que caben tranquilamente autocaravanas de más de 6m.

Nuestra visita completa a Lyon  

Parc de la Tête D'or 

Camping cercano: Camping Indigo-Lyon

Plano para la descarga






Publicar un comentario